Judith, Impertérrita

Usted siempre está listo para ver una obra de arte, pero no para observar. Estamos predispuestos a aburrirnos y desechar ideas que pensamos saber. Para que pueda aperturar su apreciación al arte nunca vea una pintura sin antes reflexionar y aceptar el reto de observarla.

El análisis de una obra no es un juicio personal ni el gusto personal del observador; es la examinación de los detalles, el estado y el contexto. Decidir si gusta o no de lo que observa no es suficiente para determinar su valor. Existen distintos temas; paganos o religiosos, desnudos, paisajes, entre otros. Hoy presento un tema bíblico, que representa algo más que un libro religioso; una generación y una actitud. Una explicación más que un análisis, para que usted reflexione, observe y critique. 

Judith. 

La seducción femenina logra vencer la fuerza viril.

Estamos tan acostumbrados a que una mujer seduzca a un hombre para conseguir algo, más no nos damos cuenta que esta historia se cuenta de mucho tiempo atrás para darnos una enseñanza sobre el poder que tiene la mujer en la humanidad. 

Ella era una bellísima y astuta viuda que por nacimiento le tocó formar parte de la civilización oprimida por una más rica y artera. Para evitar ser vencidos y dejar de ser oprimidos una de los suyos, Judith; la bella viuda, decide utilizar los tales encantos de mujer que le fueron concedidos en su físico pero la perspicacia de su mente para poder vencer al ciego embriagado en un desenfrenado machismo y así pintarse como uno más de sus trofeos a presumir. Seducido, el general a cargo de un gran ejército, le invita a un banquete para presumir sus bienes y poder enamorarla. Para impresionarla con sus riquezas y "capacidades" termina emborrachándose hasta quedar dormido. Es cuando ella pone en pie su plan; decapitarlo. Junto con su criada, ella le arranca la cabeza y huyen de vuelta a su pueblo. Por la mañana el ejército del general ven el cuerpo decapitado y se dan por vencidos. Siendo triunfante aquella civilización oprimida al recibir la noticia que se tiene la cabeza del consentido del rey en manos de la virtuosa viuda.

Judith y Holofernes forma parte de la biblia católica, ella judía y el asirio. Utilizada en la historia del arte por la tenacidad femenina sobre la masculina. Pudiendo así recuperar la fuerza que tiene la mujer en la sociedad. Es una historia tan humana que nos ilustra cómo en el mundo nuestra moral es ambigua así como el machismo predomina y apaga a las mujeres que son capaces de darle la vuelta al mundo sin necesitar un ejército detrás. 

La interpretación para el artista ha predominado como la ilustración de una fuerte mujer; impertérrita. Capaz de todo para lograr lo que necesitan los suyos ¿no es esto conocido para usted hoy? ¿no es esa la mujer invencible que no se apagó su madre, su hermana o su compañera? O es todo lo opuesto, es esa mujer que usted, su padre, su hermano o su compañero apagó. 

¿Quiere ser usted esa mujer? o quizás conocerla. A través de los años, se ha ilustrado el Libro de Judith quien vivió en tiempos del rey Nabucodonosor. Una historia bíblica, religiosa que puede ser tomado tanto para el religioso como para el ateo como un cuento que ilustra la fuerza femenina donde utilizan todo aquello que le atribuye el machista a la mujer y así darle vuelta y  vencer con el poder de su mente y no de su cuerpo.

Se retrata a lo largo de la historia del arte bajo los nombres:

Judith
Judith y la Cabeza de Holofernes
Judith y Holofernes
Judith decapitando a Holofernes
Judith en el banquete de Holofernes

Judith and Holofernes - Kehinde Wiley

video Block
Double-click here to add a video by URL or embed code. Learn more.